Archivo > Documento de trabajo

Crisis del Estado y dominios civiles en África

Por Mariano Aguirre, David Sogge (06/12/2006) Documento de trabajo

Cada vez que se plantea el debate sobre los Estados denominados frágiles, débiles o fallidos, la mayor parte de África subsahariana es citada como ejemplo.

Si se trata de mencionar la lista de Estados que han colapsado, emerge Somalia, y en la última década Sierra Leona y Liberia, y durante un tiempo Angola y la República Democrática del Congo (RDC) eran señalados como Estados fragmentados en los que una administración central no controlaba el conjunto del territorio.

Inclusive los denominados big States (Nigeria, RDC, Etiopía, Sudán y Angola) adolecen de serios problemas estructurales. Sólo Sudáfrica y Botswana aparecen, en general, como Estados con administraciones eficaces, aunque los problemas internos sigan siendo serios.

El resto son Estados que no garantizan la seguridad y los derechos, como tampoco facilitan el acceso a bienes públicos y privados a sus ciudadanos, no controlan el conjunto del territorio desde la perspectiva de la seguridad pública ni de la administración de justicia y la provisión de servicios, y no tienen el monopolio legítimo del uso de la fuerza.

El historiador Martín Meredith indica que la mayor parte de los Estados africanos “ya no son instrumentos capaces de servir al bien público. Todavía más lejos de ser capaces de proveer ayuda y protección a sus ciudadanos, los gobiernos africanos y los políticos estilo vampíricos que los conducen son vistos por las poblaciones como una carga más con la que tienen que luchar para sobrevivir”. Mariano Aguirre analiza esta situación.

Descargue la versión completa de esta publicación, disponible en:
Inglés (404 kB)
Español (410 kB)

En esta web utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios

Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.
Puede obtener más información en nuestra Política de cookies.

Aceptar